LA LLAMADA PERDIDA

LA LLAMADA PERDIDA

NO LLORES POR MÍ, NO VALE LA PENA,
QUE LAS LÁGRIMAS QUE CAEN EN LA ARENA,
SURCANDO EL AIRE SE SECAN
Y ACABAN POR CRISTALIZAR.

POR NO PERDERTE, ME JURÉ QUE CAMBIARÍA.
Y ERA MI INTENCIÓN, CRÉEME, NO SOY TAN FRÍA.
LO HE INTENTADO DE VERAS, PERO MÁS TEMPRANO QUE TARDE,
EL FUEGO QUE EN MÍ ARDE, ME HACE PERDER EL CONTROL.

PERDIDA,
ESTOY YA PERDIDA,
SIN REMEDIO NI REPUTACIÓN,
NO ME QUEDA OTRA
QUE VAGAR POR LA VIDA
DE UNOS BRAZOS A OTROS
SIN CONSUELO, SIN AMOR.

YA SÉ QUE, PESE A TODO, ME QUIERES
Y NO CREAS QUE YO NO TE AMO,
MAS MI CONDICIÓN DE MERETRIZ SIN MERCADO
JUEGA EN CONTRA DE LOS DOS.

PERDIDA,…..

¿QUIÉN ENJUGARÁ MIS LÁGRIMAS CUANDO CAIGA EL TELÓN
DE ESTE TEATRO
Y LOS TÍTERES A MI PUERTA…..
DEJEN DE LLAMAR?

Cachelo: guitarra solista, voz